¿Tienes muchas deudas? ¿Una fiesta en puerta? ¿Ya te van a dar tus vacaciones? Probablemente tengas una o más de estas situaciones a la vuelta de la esquina, pero no la solvencia para resolverlas en este momento, tal vez porque el año no ha sido el más fácil o porque tuviste muchos gastos inesperados.

No te preocupes, con un crédito personal podrás resolver uno o todos tus problemas financieros, como:

  1. Salir de deudas. Las deudas en tarjetas de crédito bancarias y departamentales son un dolor de cabeza. También se nos junta la renta o la hipoteca, las mensualidades del coche o de la escuela de los hijos. A lo mejor te compraste un teléfono o una laptop y se te acumularon los pagos. Eso nos pasa a todos, por temporadas se vuelve un caos nuestra situación financiera y sentimos que vamos a enloquecer. Necesitas ponerte al corriente para bajar el nivel de estrés y tener de nuevo una estabilidad económica ideal.
  2. Comprar un auto. Estás pensando comprar un auto y acabas de encontrar una súper oferta pero no te alcanza con lo que tienes ahorrado; recurrir a un préstamo puede resultar tu mejor alternativa para ese momento.
  3. Remodelar tu casa. ¿Han pasado algunos años desde que no le das ni una “manita de gato” a tu casa porque no has tenido el dinero suficiente para hacerlo? Un crédito puede ser un gran aliado para dejar tu casa como nueva, sin que implique un gasto que ponga en aprietos tu presupuesto.
  4. Vacaciones. Imagina que recibes en tu correo una promoción única para viajar a Orlando en diciembre, un crucero por el Caribe o un recorrido por Europa, pero lamentablemente recibirás tu bono en los próximos meses con el que sabes que podrías pagar el viaje. En estos casos, recurrir a un préstamo puede hacer la diferencia para tu próximo viaje.
  5. Poner un negocio. Tal vez estás pensando en dejar la vida de oficinista y emprender tu propio negocio. Puede ser un restaurante, una tienda de repostería, un spa, una clínica o una franquicia, cualquiera donde puedas ser tu propio jefe. Si ya lo decidiste, es un buen momento para pedir un crédito.
  6. Emergencias médicas. Estas emergencias son así, inesperadas e inoportunas, pero siempre debemos resolverlas. Tal vez no es tuya pero algún familiar cercano está en una circunstancia de este tipo y necesita el apoyo de manera rápida.  La salud siempre es primero, por lo que en este caso, un préstamo es lo mejor.
  7. Fiestón en puerta. Puede ser tu boda, los XV de tu hija, el baby shower de tu hermana, el aniversario de tus papás o simplemente quieres armar una súper pachanga para tu próximo cumpleaños, con mariachi, comida, decenas de invitados y en un salón grande decorado a tu gusto. Además, seguramente te mereces celebrar en grande. ¡No lo dudes! Sal de apuros con un crédito para tener una fiesta inolvidable.

Todos hemos tenido complicaciones financieras en algún momento de nuestras vidas, lo bueno es que se puede resolver de una manera fácil y sencilla sin tanto enredo.

En Intermercado estamos para ayudarte a resolver ese asunto pendiente que tal vez no te deja dormir. No lo dejes para mañana, llámanos o visítanos pronto para que juntos lo arreglemos.

Pide un crédito personal, que puede ir desde los $2,000 hasta los $300,000. Lo mejor es que es sin comisión por apertura y lo puedes tramitar en 72 horas o menos. ¡Te esperamos!