Hay hábitos cotidianos o regulares que a veces consideramos, como el café de la esquina o el desayuno fuera todas las mañanas. Son pequeños gastos que por sí solos no suponen un gran desembolso, pero que a la larga, y sobre todo si se quiere ahorrar, pueden ser un problema para cualquier presupuesto. 

Con los siguientes consejos te queremos ayudar manejar mejor tus finanzas personales y así, fomentar el ahorro.

  • Saber en dónde está nuestro dinero. ¿No te pasa que a veces no sabes ni cuánto tienes en tu cuenta? Y si alguien te iba a depositar, ya no supiste si lo hizo. Es muy importante que sepas siempre sobre cada una de tus transacciones para que tengas conciencia de dónde estás parado financieramente.
  • Haz una cuenta de ahorro. Tal vez ya lo has pensado pero lo sigues postergando por falta de tiempo o porque te da flojera hacer una fila de horas para esperar al ejecutivo del banco, lo entendemos, pero tener una es una de las maneras más fáciles de ayudar a que el dinero crezca.
  • Ponte metas pequeñas pero sé firme con ellas. Por ejemplo, si sabes que el café de la esquina te cuesta de 30 a 60 pesos al día, mejor tráelo de tu casa y te ahorras ese gasto. Puedes comprarte uno cada vez que es quincena o cuando termines de pagar tus facturas del mes.
  • Si las deudas te están ahogando, reemplaza tu tarjeta de crédito por una de débito, así sabrás cuánto puedes gastar realmente y te vas a moderar mucho más en gastos banales.
  • Conoce a fondo tu historial crediticio. Así sabrás qué tan probable te den el “sí” cuando busques comprar un coche o una casa. Lo deseable es que tu reporte de crédito esté en excelente forma, de manera que puedas calificar para buenas tarifas.
  • Antes de salir de compras haz una lista de lo que realmente necesitas. Ahí te podrás guiar sobre las cosas que de verdad te hacen falta. No decimos que a veces no te compres una chuchería o algo innecesario que te haya gustado mucho, pero que no se vuelva un hábito. Eso sí, nunca vayas al supermercado con hambre.
  • Cuando tengas un momento de querer comprar algo con locura, toma 15 minutos de tu tiempo antes de tomar la decisión. Si estás en la calle, da una vuelta y cómprate un helado, si estás en el súper ve con tu carrito a otra sección, y si estás online, checa algunos vídeos. En ese tiempo puede que pase el “rush” y la emoción y te lo pienses mejor.
  • Tómate un tiempo para conocer acerca de finanzas personales. Dedica algunas horas a leer notas o blogs de este tema. En YouTube seguro encuentras tutoriales facilísimos. Cuanto más sepas acerca de tus propias finanzas, mayor confianza tendrás al administrar tu dinero.
  • Descárgate unas apps para manejar tu sueldo, ellas te ayudarán a monitorear ingresos y gastos mensuales. Sin importar cuál opción elijas, asegúrate de que se adapte a tu estilo de vida.
  • Una buena opción para que no se te pasen tus pagos es automatizarlos. Por ejemplo, los servicios de streaming de música y vídeo, la colegiatura de la escuela o el internet. La tecnología facilita enormemente la tarea de administrar las finanzas cada día.
  • Paga todas tus deudas, aunque sea poco a poco pero no dejes de hacerlo. Haz un plan bien definido para ir saliendo de compromisos lo antes posible, esto te generará menos estrés y te liberarás cuanto antes. Incluye el balance actual, el pago mínimo al mes y la tasa de interés. Después revisa tu presupuesto para determinar cuánto dinero puedes añadir a los pagos de deudas.
  • Busca otros ingresos diferentes a tu salario. Utiliza tus talentos para realizar otras actividades como docencia, consultoría, investigación, el ofrecimiento de servicios o la comercialización de un producto.
  • Hay que tener siempre un fondo de emergencia. Una vez que conoces tus ingresos y gastos mensuales, podrás comenzar a armar un colchón para posibles contingencias como que se rompa algo en tu casa, algún tipo de tratamiento médico que se necesite u otros gastos que no sean regulares. Esto nos permita vivir con tranquilidad de que si algo surge, tenemos cómo resolverlo.

Lo más importante de todo es crearte buenos hábitos financieros y una excelente organización, esto te ayudará a lograr cumplir los objetivos trazados en tus metas y presupuestos.

No olvides perder de vista que lo importante no es cuánto dinero se tenga, sino saber darle el uso de la forma más adecuada.

Si deseas obtener un crédito personal, en Intermercado podemos ayudarte, ya que podrás disponer de préstamos desde $2,000 hasta $300,000 a tasa fija, a plazos que se ajusten a tu bolsillo, sin comisiones, aval ni trámites engorrosos. Solicítalo aquí.