Es frustrante no poder disfrutar de una buena plática con amigos o con la familia. Los trastornos de la audición dificultan escuchar, pero no lo hacen imposible si se atienden a tiempo. Antes de perder por completo este sentido tan importante, asegúrate de ir al médico, aún podrías estar a tiempo.

 

 

¿Qué causa la pérdida de audición? Algunas posibilidades son:

– Antecedentes familiares

– Infecciones de oído

– Traumatismo

– Algunos medicamentos

– Exponerse mucho tiempo a ruidos fuertes

– Envejecimiento

– Sarampión

– Parotiditis

– Meningitis

– Otitis media

– Obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños

Los síntomas de la pérdida de audición y otros problemas auditivos son:

– Zumbido de oído

– Sensación de oído tapado

– Dificultad para seguir una conversación tranquila con alguien

– No entender lo que dice la persona con la que hablamos cuando hay conversaciones cruzadas o ambiente ruidoso

– Tener dificultades para escuchar la televisión y subir el volumen

– No oír sonidos como el canto de los pájaros, las voces bajas, el timbre o el teléfono

– Pedir frecuentemente a las personas que repitan las cosas

– Tener que leer los labios de las personas que hablan

– Necesidad de concentrarse para oír a alguien hablar o susurrar

– No notar cuando te llaman desde atrás

– Amortiguación del habla y de otros sonidos

– Problema para oír las consonantes

– Abstenerse de participar en las conversaciones

– Evitar algunos entornos sociales

– Dolor

Entre los problemas auditivos más frecuentes está la fijación de los huesecillos del oído, llamada otosclerosis, así como también la hipoacusia, enfermedad de Ménière, timpanoesclerosis, perforación timpánica, infección de oído, infección aguda en la membrana del tímpano, barotrauma del oído, tinnitus, otitis, neuritis vestibular, persbiacusia, traumas acústicos, sordera, cofosis o anacusia, que pueden ser el origen de uno o más de los síntomas antes mencionados.

La gravedad varía de una a otra, pero es imprescindible tratarse a la menor señal para evitar riesgos mayores; el médico o el especialista de la audición y tú deberán tomar algunas medidas para mejorar la salud de esta parte de tu cuerpo.

 

 

El tipo de tratamiento depende del tipo de enfermedad, infección o gradualidad en la pérdida de audición, sin embargo, algunas de estas necesitan cirugía, aparatos, tratamientos o medicamentos prolongados. Cuando los problemas auditivos no se tratan, pueden empeorar. Habla con tu médico si la dificultad para oír afecta tu vida diaria.

 

 

La salud es muy importante, y aunque uno no siempre tiene planeado hacer gastos médicos tan grandes como puede ser una cirugía, esto es inevitable. Si no tienes un ahorro específico para este rubro, no te preocupes, en Intermercado te apoyamos.