La visión es uno de los sentidos más preciados, por ello es imprescindible garantizar un buen cuidado, tanto de forma preventiva mediante exámenes rutinarios, como en situaciones de enfermedades graves que requieran una cirugía, puesto que algunos problemas oculares son menores y efímeros, pero otros pueden causar pérdida de la visión permanente.

 

 

El conocimiento de los síntomas es fundamental para llegar a un diagnóstico adecuado, por lo que te dejamos una lista. Si tienes una o más de estas señales, corre con tu oftalmólogo:

– Visión borrosa

– Sensación de quemazón

Picazón en los ojos

– Sensaciones dolorosas

– Pesadez en los párpados

– Ojos fatigados

Ojos doloridos

– Sensación de sequedad

Ojos rojos

Fotofobia

– Sensación de tener algo dentro del ojo

– Tela blanca en el ojo

– Lagrimeo

– Inflamación

– Fatiga visual

– Ardor

– Sensación de arenilla

– Malestar al realizar tareas cotidianas

– Intolerancia a lentes de contacto

– Dolor

– Visión opaca

– Colores desteñidos

– Destellos

– Aureola alrededor de las luces

– Mala visión nocturna

– Visión doble o imágenes múltiples

– Cambios frecuentes en la receta de anteojos

– Visión fluctuante

Manchas flotantes oculares

– Aparición de sombras en el campo visual

– Visión distorsionada

– Anormalidades corneales como cicatrización lenta de heridas

– Dolores de cabeza

– Punto oscuro en el iris que va creciendo

– Cambio en el tamaño o en la forma de la pupila

Varios de estos síntomas pueden corresponder a una o más enfermedades como miopía, astigmatismo, ojo seco, cáncer de ojo, cataratas, glaucoma, ambiopía, degeneración macular, hipermetropía, presbicia, queratocono, presión ocular alta, estrabismo, retinopatía diabética, retinoblastoma, membrana epirretínica, agujero macular, entre otras, las cuáles necesitan cirugía, por lo que te recomendamos que no dejes pasar el tiempo si tienes uno o más de estos signos.

 

 

La mejor defensa son los chequeos regulares, pero si presentas cambios repentinos en la vista, busca de inmediato la ayuda de un especialista del ojo.

Uno no siempre tiene planeado hacer gastos médicos tan grandes como puede ser una cirugía, sin embargo, es inevitable, puesto que la salud es primordial. Si no tienes un ahorro específico para este tipo de desembolso, no te preocupes, sabes que cuentas con Intermercado.

 

 

Acércate a nosotros y pide un crédito personal, que puede ir desde los $2,000 hasta los $300,000. Lo mejor es que es sin comisión por apertura y lo puedes tramitar en 72 horas o menos. ¡No arriesgues tu salud!