Nuestra vida está llena de actividades monótonas que se centran en el trabajo, en los quehaceres del hogar, tareas escolares o extracurriculares y poco tiempo le dedicamos a disfrutar realmente a la familia. 

Es imprescindible compartir con ellos nuevas actividades en nuestros ratos libres, lo que creará lazos más afectivos y desarrollará relaciones más sanas. 

Aquí te dejamos una lista de las cosas que puedes proponerles, seguro se van a divertir muchísimo:

Emprende una expedición botánica. Preparen unos deliciosos sándwiches y váyanse al jardín botánico que está a las afueras de la ciudad, pueden buscar en Google cuáles son los más cercanos y qué actividades pueden hacer durante su estancia. Recuerda llevar ropa que se pueda ensuciar sin problema.

Desempolva los juegos de mesa. Esto es de lo más divertido, y además incentiva el aprendizaje de estrategias mentales. Si no tienes en casa, no dudes en comprar un par de tableros familiares para que todos puedan jugar.

Un fuerte en la sala. Con ayuda de tus muebles, sábanas y almohadas, construye un fuerte en la sala, puedes decorarlo con luces navideñas y preparar un itinerario de actividades, como picnic a la hora de la comida, juegos de mesa por la tarde e historias de terror antes de dormir.

Casa de campaña bajo las estrellas. Si cuentas con un jardín de buen tamaño, ¿qué esperas? Arma tu casa de campaña y salgan a disfrutar de una linda noche. Pueden cenar juntos, hacer una fogata para asar bombones y salchichas y acostarse a ver las estrellas. Si tienen un telescopio, mejor aún.

Pijamada en familia. Prepara un maratón de una saga familiar que les guste a todos y quédense toda una tarde-noche echados en el sofá comiendo chatarra y disfrutando de la función.

Spa relajante para todos. Compra productos para exfoliar, dar masaje, hacer manicura y pedicura y consiéntanse con una tarde de spa relajante. Todos pueden participar y ayudarse mutuamente.

Manualidades en casa. Con productos reciclables que tengas en casa pueden hacer un castillo o una fortaleza de cartón. También pueden hacer títeres y luego armar una función familiar. Busca en internet qué otras cosas puedes hacer con el material que tengas en casa.

Cocinen en familia. Planifiquen una comida familiar, pero en esta ocasión, ¡Prepárenla juntos! Desde las entradas, hasta los platos fuertes, el agua y el postre, todos participen en la preparación de los alimentos.

Hagan una fiesta sin motivo. Tal vez no sea el cumpleaños de nadie ni estén celebrando una fecha especial, pero eso no importa, ¡celebren que están juntos! Pueden invitar a otros miembros de su familia o amigos cercanos a partir un pastel y bailar toda la tarde.

Que no falte un picnic. Esta actividad es imperdible en todas las familias. Vayan a un parque con juegos y lleven comida para el desayuno, pueden pasar ahí toda la mañana, jugar, platicar y darse mucho cariño.

Siempre se pueden ir de campamento. Estas salidas en familia crean vínculos muy bonitos y difíciles de romper. Hagan sus maletas y láncense todo un fin de semana a algún bosque o montaña cerca de casa. No olviden llevar todo lo necesario.

Hagan un jardín en el patio. Si tienen un patio que ya está un poco descuidado, pueden armar un pequeño jardín. Siembren plantas comestibles, flores de colores y pongan piedras y luces que decoren el espacio. Seguro en internet encuentras ideas magníficas para hacerlo.

También pueden realizar voluntariado juntos. Hay muchos ancianos que necesitan un poco de cariño en los asilos. También pueden hacer un proyecto de recolectar cobijas, comida u otros productos básicos y dejarlos en zonas de población vulnerable. O bien, pueden visitar los albergues de animales que permiten ir a acariciar o bañar a los perritos.

Redecoren el hogar. Hagan un plan de decoración o de remodelación sencilla y denle color a las paredes, o pongan unos viniles con imágenes que a todos les gusten. Pueden reacomodar los muebles y hasta hacer una limpieza exhaustiva en la que tiren o regalen lo que ya no utilizan.

Vayan a jugar fútbol o el deporte que les guste. Hay que quitarse el polvo y la flojera de encima. Lleva a toda tu familia a un día exclusivo de deportes. Pueden empezar con una caminata, un recorrido ciclista y llevar pelotas para jugar fútbol, básquetbol o béisbol en familia.

Ten en cuenta que la satisfacción que cada miembro de la familia obtendrá es directamente proporcional a su participación en las actividades. No dejes fuera a nadie y asegúrate de que todos tengan tareas específicas al llevar a cabo estas actividades. 

Estamos seguros de que van a disfrutar muchísimo este tiempo de calidad en familia y los va a unir como nunca. ¡Que se diviertan!