Si llevas muchos años viviendo en la misma casa sin hacerle ningún cambio, tal vez ya sea hora de que la renueves. Hoy en día, con el internet al alcance de cualquier dispositivo, podemos encontrar millones de ideas fáciles y no tan costosas sobre cómo convertir tu hogar en el que siempre soñaste.

Es cierto que las remodelaciones pueden llegar a ser un tanto estresantes, sin embargo, te aseguramos que va a valer la pena una vez que termines y veas tu casa como siempre la quisiste.

Planifica bien siguiendo nuestros consejos:

Antes que nada te recomendamos que elijas un espacio para comenzar, como el baño, la cocina o la sala para que no te abrumes. Después define bien tus gustos y estilo de vida para que tu hogar refleje mejor tu personalidad.

Recorre todas las tiendas y almacenes de tu ciudad para que te des muchas ideas sobre estilos y colores, y claro, sumérgete en la web para encontrar fabulosas modelos y ejemplos.

Ahora que si quieres remodelar tu casa completamente, es necesario saber cuál es su estatus actual en cuanto al diseño, distribución, funcionalidad, iluminación, materiales y acabados, instalaciones, así como también conocer la ubicación de las estructuras y su estado, como por ejemplo vigas, columnas, muros estructurales o de carga.

Si requieres hacer grandes cambios te recomendamos que consultes con un arquitecto y un diseñador de interiores para que todo sea profesional y las cosas estén bien hechas. 

Se pueden hacer diversas modificaciones para crecer los espacios, como demoler algunas paredes para crear luz y amplitud. 

Si tienes un espacio exterior amplio en total abandono, puedes crear una terraza/bar para que pases excelentes momentos de diversión con tus amigos o momentos de total relajación con tu pareja.

Por otra parte, si lo que precisas son cambios menos drásticos, puedes empezar por cosas muy sencillas que no afecten tu economía de manera desmedida, como:

Cambia tu puerta principal, pues estando expuesta al exterior se deteriorará más rápidamente, por eso es que es importante renovarla cada cierto tiempo.

Compra accesorios decorativos de tu color favorito, pueden ser las sillas de tu comedor, lámparas, toda la vajilla o las mesas de centro.

Pinta tus paredes, en las tiendas de pintura te pueden guiar sobre cómo mezclar una paleta a la perfección, también puede decorarlas con viniles de tus imágenes preferidas.

Coloca repisas, nunca sobran en ninguna parte de la casa. Ya sea para poner cosas de utilidad o solo adornos, lucen muy bonitas y son bastante funcionales.

Si tienes un espacio sin usar, puedes crear un jardín interior decorativo. Puedes combinar el verde de las plantas con flores de colores y grava o piedras de distintos tamaños y formas.

¡Tira tu sala! Si ya está aguada y llena de hoyos o roturas, es el momento perfecto para comprar una nueva. Anímate y compra unos cojines de diferentes colores que vayan ad hoc con tus nuevos accesorios.

Manda a hacer los muebles a tu medida. Sabemos que en las tiendas no siempre está justo lo que imaginamos, así que puedes contratar a un excelente carpintero y que haga tus enseres como los tienes en tu mente. Además le darás trabajo a un pequeño empresario.

Otra muy buena idea es que inviertas en arte y textiles. Puedes darle un giro a tu casa con alfombras, cortinas, telares, y por otro lado, pinturas, fotografías o esculturas.

Checa la iluminación de tu casa, tal vez haga falta crear otro tipo de ambiente. Comprar unas lámparas de estilo industrial, pueden ser colgantes o pegadas a la pared. Adicionalmente puedes añadir nuevos puntos de luz para iluminar y a la vez modernizarlos con luces led. 

Decora tu baño como si fuera de la realeza. Este es un espacio íntimo y muy privado y deberíamos sentirnos muy relajados. Ponte creativo y cambia las cortinas de la regadera por algo dramático, o cambia el espejo por uno con un marco elaborado y pesado. También puedes comprar unos muebles o repisas con accesorios decorativos. Y siempre que puedas, compra una tina.

Recuerda que los espacios pequeños pueden ser un área divertida para experimentar.

Mereces que tu casa sea su refugio y tenerla tan a gusto y cómoda como siempre han querido, así que atrévete a renovarla de principio a fin.

Y no te preocupes, si no cuentas con el efectivo necesario para llevar a cabo este proyecto, ¡no te preocupes! Nosotros te ayudamos.

Pide un crédito personal con nosotros, que puede ir desde los $2,000 hasta los $300,000, lo mejor es que es sin comisión por apertura y lo puedes tramitar en 72 horas o menos.

Disfruta de tu nuevo hogar. ¡Lo mereces!