¿Eres de los compradores que prefiere acudir directamente a la tienda o de los que aman adquirir todo por Internet?

Aprovechando que el Buen Fin se acerca, en Intermercado te compartimos una comparativa entre hacer compras en tienda física vs. en línea.

Compras en tienda física

  1. Experiencia: salir a comprar siempre será una vivencia para deleitar los sentidos, ya que permite detallar, tocar, oler y degustar los elementos del entorno; un gran punto a favor que, por el momento, las tiendas en línea no han podido reemplazar.

  2. Asesoría cara a cara: si bien es cierto que cada día más los comercios en línea cuentan con un chat de soporte, la verdad es que el contacto humano y el poder expresar las inquietudes “cara a cara” y de forma inmediata a un miembro del personal es una de las grandes ventajas de las compras físicas.

  3. Facilidad para devoluciones: ¿el producto que compraste vino defectuoso? Con tu ticket de compra, factura y garantía podrás llevarlo directamente a la tienda y solicitar un cambio o reembolso inmediato. Con las compras en línea también puedes hacerlo, pero es más engorroso ya que debes llevar el producto a una empresa de paquetería y, en muchos casos, te toca cubrir esos costes de devolución.

  4. Pruebas: nada mejor que tener la seguridad de que el producto de tu interés es ideal para ti o “está hecho a tu medida”, especialmente si se trata de ropa o zapatos. Una de las grandes ventajas de comprar en tienda física es la posibilidad de medirte o probar el producto para tener la certeza de sus dimensiones y/o calidad del material.

  5. Inmediatez: ¿te gusto algo? Lo más probable es que al adquirirlo puedas llevártelo a casa de inmediato, si las dimensiones o el inventario lo permiten. Así que olvídate de esperar días o semanas para estrenar lo que compras.

Compras en línea

  1. Practicidad: olvídate de subirte al coche, gastar gasolina y conseguir un lugar de estacionamiento en tu plaza comercial favorita para hacer tus compras. Hoy en día, todo lo que deseas está a un clic de distancia.

  2. Variedad: tienes acceso a una oferta prácticamente ilimitada de artículos, ya que la globalización ha facilitado que puedas adquirir un producto de tu localidad o del otro lado del mundo.

  3. Ofertas exclusivas: los comercios digitales suelen ahorrarse costes de almacenamiento y personal, razón por la cual muchas veces es más económico adquirir productos en línea que en la tienda física. Además, al comprar por internet es más común conseguir promociones y descuentos muy atractivos.

  4. Flexibilidad de horarios: las tiendas en línea prácticamente no duermen, especialmente si se han enfocado en automatizar sus procesos; así que puedes adquirir el producto de tu interés en la madrugada con la tranquilidad de que será enviado en cuanto la tienda confirme la compra, que en muchos casos suele ser en tan solo unas horas.

  5. Adiós a las filas: puedes adquirir tus compras desde la comodidad de tu cama, evitando multitudes, filas y largos tiempos de espera.

Como ves, no todo es blanco o negro: comprar en línea tiene ventajas que no podrá suplantar una tienda física y viceversa. Aquí lo importante es: ¿tú qué prefieres y qué es lo que mejor se ajusta a tu personalidad y estilo de vida?

En Intermercado te prestamos el dinero que necesitas para aprovechar los grandes descuentos este Buen Fin. Ya sea que acudas directamente a la tienda o que compres por Internet, con nuestros créditos estarás más cerca de tener aquello que sueñas. Te ofrecemos préstamos personales vía nómina o por domiciliación bancaria. Descubre aquí cuál es el ideal para ti.