Por fin llegó diciembre, y a lo largo del país todos los mexicanos nos preparamos para festejar posadas durante varios días en casa de nuestros familiares y amigos. 

Esta hermosa tradición se extiende desde el día 16 hasta el día 24, que son justo nueve días antes de la Navidad.

Hay varias teorías sobre el origen de esta fiesta, pero la más aceptada se remonta a la época de la Colonia, y representa el peregrinar de María y José en su camino hacia Belén, sin embargo, desde antes de la llegada de los españoles, los aztecas ya celebraban la llegada de Huitzilopochtli.

La gente se congregaba en los patios de los templos y esperaban la llegada del solsticio de invierno. El día 24 por la noche, y durante el transcurso del día 25, había festejos en cada una de las casas, donde se ofrecía comida a los invitados. 

Como todas nuestras festividades que existen desde hace cientos de años, las posadas también han ido evolucionando. Hemos agregado nuevos elementos, algo más modernos y atractivos como piñatas y luces de bengala.

¿Cómo son las posadas?

Una vez reunidos los invitados, el grupo se divide en dos, los que solicitan alojamiento, que representan a María y José, quienes piden posada en la puerta entonando la siguiente letanía: 

EN EL NOMBRE DEL CIELO, OS PIDO POSADA, PUES NO PUEDE ANDAR, MI ESPOSA AMADA.

Mientras las personas que se quedaron en el interior deben negarla en un principio, obligando a los peregrinos a continuar pidiendo posada unas tres veces más. 

AQUÍ NO ES MESÓN, SIGAN ADELANTE, NO LES PUEDO ABRIR, NO VAYA A SER UN TUNANTE.

Al final sí se concede el asilo a los peregrinos con la siguiente letanía: 

ENTREN SANTOS PEREGRINOS, PEREGRINOS, RECIBAN ESTE RINCÓN, QUE AUNQUE ES POBRE LA MORADA, LA MORADA, OS LA DOY DE CORAZÓN.

Todos deben llevar sus velas y las letanías en papel. Una vez concedida la posada comienza la mera fiesta, en la que no pueden faltar las piñatas.

Si vas a organizar la tuya, no dejes de leer estos consejos para que tu fiesta sea insuperable:

Lo más tradicional es iniciar la celebración en la calle y luego partir la piñata en el jardín.

Adorna con figuras inflables, luces y guirnaldas de papel para que todo el espacio esté decorado y los invitados se sientan en el mood navideño.

También pueden usar gorros de Santa o ir vestidos con algún disfraz para hacer más entretenido el evento.

Además del árbol de navidad y el nacimiento, puedes incluir faroles de papel picado, luces de colores y un adorno navideño en la puerta como bienvenida a tus invitados.

No pueden faltar: 

  • Los peregrinos: María, José y un ángel.
  • Piñatas.
  • Aguinaldos.
  • Velas.
  • Luces de bengala.
  • Ponche.
  • Tamales.
  • Pan de dulce.
  • Platillos típicos para la hora de cenar.
  • Las letanías.
  • Rompope y/o las bebidas que cada quién guste tomar.
  • Música con silbatos, panderos, guitarras o cualquier instrumento que ayude a darle alegría a los cantos.

No olvides recoger la basura de la calle y pedirle a tus invitados que lleven sus trastes para evitar el uso de desechables. ¡Cuidemos al planeta mientras nos divertimos!