¿Tienes mascotas? Los animales de compañía se vuelven poco a poco parte de nuestra familia pero comprar juguetes y pasearlos regularmente no es suficiente. ¿Realmente amas a tu mascota?

¿Cuándo fue la última vez que lo desparasitaste?

Desparasitar a tu perro es crucial  ya que previene la transmisión de enfermedades entre animales y humanos conocidas bajo el término médico de “zoonosis”.  Algunos de los parásitos más  populares que pueden afectarte si no desparasitas a tu mascota son  los siguientes:

 

1.-Dipylidiosis. 

Esta larva es transmitida a través de las pulgas que se hospedan en tu mascota y que resultan tan molestas que tu perro querrá deshacerse de ellas; si por casualidad se las come, se infectará. Luego, el dueño contraerá el parásito por medio del contacto con su mascota lamentablemente infectada. En consecuencia, ambos  tendrán  gran dolor abdominal.

 

2.-Ascariasis.

La Ascariasis es un  parásito usual en zonas tropicales, su hogar es el intestino delgado y se reproduce a gran velocidad. Al tener gran movilidad, puede viajar y afectar otros órganos. Se transmite a través de las heces fecales, agua o alimentos contaminados.

 

3.-Anquilostomas.

Este parásito también habita en el intestino delgado. Los anquilostomas tienen dientitos para adherirse firmemente a la pared intestinal. No se presentan síntomas a corto plazo pero al alimentarse del cuerpo en el que se hospeda; después de un tiempo, genera deficiencia de hierro y anemia. Puede estar presente en niños y adultos.

 

4.-Toxocara Canis.

La Toxocara es el parásito más común en perros de todas las edades, viven en el intestino delgado y también son eliminados por las heces fecales. Pueden llegar a medir hasta 18 centímetros y tienen tanta resistencia que existe la posibilidad de que sean transmitidos por madres infectadas a sus cachorros.

 

5.-Larva migrans.

La larva migrans es un proceso de infección que consiste en la rápida migración de una larva que viaja  de un cuerpo a otro, los más vulnerables son  los cachorros y niños pequeños.  Esta larva que  suele  albergarse en las capas superficiales de la piel y en casos más extremos en los ojos; puede ser de cualquier tipo de zoonosis ya sea  Ascariasis, Anquilostomas o Toxocora Canis.

¡Alto al pánico! Las infecciones por parásitos pueden prevenirse siendo un dueño responsable. Por lo anterior, es  prudente recoger las heces fecales diariamente para evitar la propagación masiva de bacterias. Así mismo, es recomendable desparasitar a tu mascota y a tu familia  cada 4 o 6 meses.