Cuando somos demasiado jóvenes, no pensamos mucho en lo que ocurrirá en el futuro. Probablemente, imaginamos que nuestra vejez no sucederá sino hasta dentro de muchísimos años, y mientras tanto vivimos como si, efectivamente, no existiera un mañana. Pero, ¿tú ya comenzaste a ahorrar para tu retiro?

 

La Administradora de Fondos para el Retiro (AFORE), es una institución privada que se encarga de, precisamente, administrar tus fondos o tus aportaciones y construir un ahorro para el retiro. Esto quiere decir que cuando llegue el momento de que dejes de laborar para una empresa u organización, tendrás tus ahorros seguros para tu estabilidad social y económica.

 

Pero, ¿todos tienen oportunidad de tener una AFORE?

Sí, cualquier individuo que comience a cotizar en el IMSS, el ISSSTE o, incluso, un trabajador independiente, que desee ahorrar en una AFORE puede hacerlo; sólo debe tramitar el registro de su cuenta en la administradora de tu preferencia.

De hecho, también puedes hacer una pre-solicitud de registro a través del portal www.e-sar.com.mx, en donde deberás proporcionar algunos datos relevantes para la elaboración del trámite. Si eres trabajador asalariado, es casi seguro que ya estés inscrito en una. Puedes revisar tu estatus en este enlace.

 

Entonces, ¿desde cuándo debo comenzar a cotizar?

Recuerda que mientras más pronto comiences será mejor. Es decir, considera que el ahorro de tu AFORE es del 10 y 15% de tu ingreso disponible, por lo que la edad es muy importante. Si comienzas a ahorrar desde chavo, gozarás de los beneficios a futuro. Por ejemplo, si inicias a los 25 años de edad, tu ahorro necesario tendría que ser del 8.2%; si comienzas entre los 30 y 35, entonces necesitarás ahorrar un poco más, entre el 11 y 11.5%; ahora que, si comienzas a partir de los 45 o 55 años, el porcentaje de lo que tendrías que ahorrar sería de entre el 20% o hasta el 50% de tu salario.

Como ves, no dejes para mañana lo que puedes comenzar a ahorrar hoy.

 

¡Ay, pero no sé cómo ahorrar!

Es difícil ahorrar cuando se trata de un futuro que no es muy próximo. Quizá estamos hablando de veinte o treinta años, los cuales parecen muy lejos a la distancia. Sin embargo, puedes comenzar con cosas pequeñas que no signifiquen un “sacrificio” tan grande. Por ejemplo, en lugar de comprar el café de todas las mañanas, llévalo tú mismo desde casa, o usa la bicicleta en lugar del automóvil cuando tengas que desplazarte en distancias cortas, así ahorras gasolina y ayudas al planeta también.

Si reservas ahora una pequeña cantidad mensual de tus ingresos para tu futuro, cuando éste llegue verás el resultado de tu esfuerzo y de esos pequeños sacrificios que hiciste para gozar de una jubilación tranquila y feliz.

 

Si necesitas un dinerito extra para una inversión o alguna situación urgente, no gastes tus ahorros. Mejor acércate a nosotros. En Intermercado te facilitamos préstamos personales flexibles y seguros mediante innovadoras condiciones de pago.