Sabemos que la felicidad y la paz llenan el ambiente cada diciembre. Es un mes de unión, de fiestas y celebraciones llenas de regalos, banquetes y aguinaldo, peeeeeero, no por eso se vale despilfarrar. Ahórrate que la cuesta de enero sea muy pesada y opta por mantener organizado tu bolsillo. Los gastos navideños se elevan, sin embargo, eso no es razón para que al final del año te quedes sin un peso.

Aquí te decimos cuáles son los gastos que no tenías contemplados, algunos costos, pero también unos consejitos para que no derroches. Sigue leyendo:

El aguinaldo no solo es un dinero extra, también es parte de tu patrimonio y una gratificación por el esfuerzo que hiciste durante todo un año. Por eso es muy importante que no lo gastes a diestra y siniestra, sino que lo cuides.

Claro, date un gustito y compra los regalos contemplados, porque sí, esta fecha es para compartir, pero no dejes que todo tu dinero se vaya en eso.

Aparte de la comida, las posadas, las salidas y los obsequios, debes guardar una cantidad que sea para otro momento. Divide tu dinero en tres partes:

  • Gastos navideños y de fin de año
  • Liquidar deudas
  • Ahorro

Así hasta puedes comenzar un fondo de emergencia o abrir una cuenta de ahorro.

Lo primero que debes tener en cuenta es de cuánto será tu presupuesto, y a partir de ahí, haz una lista de los gastos que ya tienes contemplados.

Puedes, por ejemplo, manejar tus gastos así:

  • Regalos
  • Composturas de tu hogar o auto
  • Liquidación de deudas
  • Citas médicas o estudios que has estado posponiendo
  • Ropa o zapatos que te hagan falta
  • Colegiaturas
  • Cena navideña y de fin de año
  • Decoraciones y pino de navidad
  • Viaje
  • Adquisición de un seguro

Ya que tengas la lista, checa cuáles son tus prioridades y cuáles otros gastos puedes prolongar o hacer mediante financiamiento o a meses sin intereses.

¡No olvides organizarte bien!

Ahora bien, entre las compras navideñas que se hacen sí o sí, definitivamente están los regalos, pero aunque seas la persona más dadivosa y compartida, no debes medir tu cariño en pesos.

Sé selectivo y piensa bien a quiénes quieres darle un obsequio. Haz dos listas, una donde pongas a los imperdibles y otra de personas menos cercanas a las que solo quieras darle un detalle como forma de agradecimiento o de afecto.

Invierte tu tiempo, puedes regalar cosas hechas por ti mismo como tarjetas, cajas de galletas horneadas en casa, un pastel, dulces, cojines pintados a mano, un libro de tus recetas, llaveros, árbol de fotos, gorros para el frío, accesorios, camisetas y agendas o libretas decoradas por ti. Seguro en internet encuentras cientos de ideas.

Otra de las cosas que debes limitar es el número de fiestas a las que asistirás. Usualmente como invitado debes llevar algún obsequio para el anfitrión, y si es de traje hay que llevar comida, bebidas o botanas. Aprende a decir “no”.

Las cenas de Nochebuena y Fin de Año son inevitables, por supuesto, pero aquí también se puede ahorrar. La mejor opción es festejar en casa y que cada miembro de tu familia o amigos que estén invitados lleven un platillo o algo más. Así te evitas comprarlo todo tú solo y te olvidas de las cuentas carísimas en restaurantes.

Otro de los gastos, sin duda, es la ropa. A todos nos gusta estrenar, sí, pero que eso no se convierta en un derroche. Evita los almacenes lujosos o las colecciones de temporada, la ropa atemporal es más económica. También puedes optar por intercambiar con tus amigos, alquilar algo o esperar las rebajas en las tiendas.

Gastos inevitables:

Aguinaldo para los trabajadores.

Deberás pensar en los aguinaldos que tienes que dar a los vigilantes, los de la basura, los asistentes del hogar, jardineros, niñera, cuidadores o cualquier persona que te esté ofreciendo sus servicios de manera regular. 

Intercambio en la oficina.

Si ya está planeado y tienen un monto tope, mejor aún. Ve haciendo cuentas para ver qué le vas a regalar a tu amigo secreto.

Compras en el supermercado.

Probablemente por las fechas las cosas estén más caras. Aunque las cenas sean en casa, los alimentos de estas festividades no son nada económicos. Compara precios en las tiendas de tu localidad.

Decoración en casa.

No puede faltar un hermoso pino navideño con adornos y una buenas luces que iluminen tu hogar. También es usual poner coronas, inflables, muñecos que se mueven y cantan, etc. Checa bien los precios en las tiendas en línea y recicla lo que tengas de años anteriores.

Gastos en caridad.

Es una época perfecta para regalar cosas a quienes más lo necesitan. Puedes donar alimento a un albergue para animales, dar juguetes a los niños de la calle o que estén en orfanatos, llevar comida a los familiares de quienes están en el hospital. Puedes enviar obsequios a asilos de ancianos, presos y gente sin hogar.

Regalos para tu familia.

Si tienes hijos o sobrinos ya debes estar pensando en lo que Santa Claus les va a dejar bajo el pino de tu casa. Recuerda que no necesariamente deben ser juegos carísimos ni lo que está de moda. Opta por juegos de mesa para divertirse en familia, juguetes hechos a mano o espera las rebajas y/o ventas nocturnas en los centros comerciales.

En nuestro país, más o menos necesitamos una inversión así:

Árbol de navidad: Va desde los 350 hasta los 4 o 5 mil pesos dependiendo del tamaño, el color y el lugar donde lo adquieras.

Esferas y adornos navideños: La caja con 10 esferas ronda entre los 100 y 150 pesos, y otros adornos pueden ir desde los 30 hasta los 500 pesos cada uno dependiendo del material, la tienda y el tamaño.

Luces: La serie de 30 metros puede costar hasta 350 pesos, dependiendo si son luces led o esferas con iluminación. Ahora ya hay con muchas formas, figuras y tamaño, y los precios varían. Checa en los mercados, ahí puedes encontrarlas más económicas.

Nacimiento: Si eres de los que pone el nacimiento del niño Jesús, lo puedes encontrar desde 150 pesos, pero el promedio es de 350 pesos. También depende del tamaño, el material y el lugar donde lo compres.

Adornos para la casa: Entre 250 y 500 pesos cuestan las figuras de Santa Claus, los muñecos de nieve, los centros de mesa y las velas con luces. Claro que hay adornos que cuestan hasta 5 mil pesos. Depende de tu presupuesto lo que destines a este rubro.

Adornos para el exterior: Los inflables no son los más baratos, hay desde 700 hasta 4 mil pesos. También puedes optar por poner un pino con luces led de 500 pesos. Otra opción son las mangueras led de 200 pesos, proyector navideño de 500 pesos, cascada de luces de 350 pesos, o estacas para el jardín en forma de bastones por 400 pesos la docena.

Nochebuena: Clásica e indispensable. Las pequeñas las encuentras por 30 pesos y las grandes hasta en 200 pesos.

Y para la cena, según la Profeco, cocinar un menú para seis personas cuesta aproximadamente mil 360 pesos que incluye pavo, espagueti, ensalada de manzana, ensalada de nochebuena, uvas, ponche, sidra y refrescos. Evidentemente esta cantidad puede aumentar dependiendo el platillo, los ingredientes y del lugar donde se adquieren los productos.

No gastes más de 300 pesos en cada regalo. Y no más de 500 pesos en tu outfit navideño. 

Esperamos que esta información te sea de mucha ayuda. Te recordamos cuidar tu billetera y divertirte al máximo.

¡Felices fiestas!