Viajar es una de las formas más placenteras para crecer emocional y espiritualmente. Cada viaje es una aventura que pone a prueba tus habilidades de comunicación, resolución de problemas y te permite conocer más de ti en cada contexto o situación.

 

Si creías que viajar era un gasto innecesario, te presentamos estas siete razones que prueban que un viaje es la mejor inversión que puedes hacer para tu crecimiento personal.

 

  1. Pondrás a prueba tus habilidades de organización: planificar un viaje requiere orden y disciplina. Aparte de ser muy divertido, conocerás esa parte de tu ser más estricta, organizada, atenta a los detalles y puntual. Si no te organizas es probable que te deje el avión, que reserves fechas que no son o que pierdas tus documentos importantes. ¿Aceptas el reto de demostrarte a ti mismo de lo que eres capaz?
  2. Abrirás tu mente a nuevas ideas: el mundo es mucho más grande de lo que te han enseñado. Viajar te dará la oportunidad de abrirte a nuevas formas de ver la vida, probar cosas diferentes, salir de tu zona de confort y conocer gente interesante de quienes seguramente tendrás algo que aprender.
  3. Desarrollarás nuevas formas de comunicarte: si viajas a un país con un idioma diferente al español, en tu día a día te verás obligado a hacerte entender a como dé lugar. Esto expandirá tu conocimiento sobre otras lenguas extranjeras, enriqueciendo tu vocabulario y aprendiendo los modismos del lugar donde estés. Incluso si visitas un país de habla hispana, verás lo divertido que es conocer diversas palabras, modismos y frases que hacen del español una lengua muy rica, además de divertida.
  4. Saldrás de tu zona de confort: el peor enemigo del crecimiento es la zona de confort. Al viajar es inevitable que se presenten situaciones en las que te verás obligado a resolver problemas que te harán crecer en todos los sentidos.
  5. Crearás recuerdos que duren para siempre: un viaje es una experiencia que se recuerda toda la vida, y cultivar momentos felices es el mejor antídoto contra la tristeza y la amargura. Ten en cuenta siempre que todo lo que gastes en cosas materiales pasará de moda en algún momento, mientras que los recuerdos siempre quedarán.
  6. Te conectarás con tu espíritu: si bien es cierto que para conectarte con tu ser no es necesario más que unos minutos de silencio al día, también es verdad que viajar es la terapia que necesitas para recargar tus pilas y regresar renovado a seguir con tu rutina.
  7. Aprenderás grandes lecciones en el camino: cada viaje es una nueva experiencia donde siempre estás en “modo alumno”, aprendiendo de cada situación y persona que llegue a ti. Al viajar te darás cuenta que la vida te pondrá grandes maestros, de quienes aprenderás las lecciones más importantes: aquellas que te enseñan cómo ser una mejor persona.

 

¿Quieres organizar el viaje de tus sueños? En Intermercado  te ayudamos a hacerlo realidad. Te prestamos dinero, a tasa fija y sin costos de apertura, para que te vayas a recorrer el mundo y a crear recuerdos felices. Solicítalo aquí.