¿Cuando llegas a casa lo único que quieres es echarte en el sillón mientras comes tu botana favorita?, ¿estás tan cansado al final del día que lo único que deseas es revisar Facebook o ver la televisión?

No estás solo. A muchas personas les sucede lo mismo, y es que actualmente la carga laboral es tan demandante que, difícilmente, hay espacio o tiempo para hacer otras actividades.

Sin embargo, debes recordar que lo más importante eres tú, y llevar un estilo de vida saludable es posible, pese a tener poco tiempo. Nosotros te damos unos sencillos tips que puedes llevar a cabo en cualquier momento.

Desintoxícate.

Si tienes algún hábito tóxico como el alcohol o el tabaco, intenta hacerlo con moderación. Pero, aún mejor: puedes intentar quitártelo de una vez por todas. Está comprobado que la ingesta de sustancias nocivas puede afectar a tu salud y a tu productividad en el trabajo. En cuanto comiences esta desintoxicación verás mejores resultados en tu cuerpo y en tu estabilidad mental.

 

 

Come bien.

Siempre puedes acudir a un nutricionista o un experto en salud que pueda orientarte en tu dieta diaria. Sin embargo, podemos asegurarte que si bebes dos litros de agua, tomas una pieza de fruta en el desayuno, reduces el consumo de sal, grasas y carbohidratos, comes más proteína, y masticas tus alimentos de manera lenta y moderada, descubrirás grandes cambios. Por muy difícil que te resulte, ¡dile no a las garnachas! Puedes dedicar 10 minutos del domingo a planificar el menú de la semana para la oficina, así no te ganarán las prisas.

 

 

 

Ejercítate, casi sin darte cuenta.

Sube y baja las escaleras de tu casa o de la oficina. Dile no al elevador y da más caminatas. Puedes bajar una aplicación para contar tus pasos y calcular cuántas calorías quemas.

 

 

 

Dedica 30 minutos de tu día a alguna actividad artística o cultural.

Ya sea en tu descanso en la oficina, o en el transporte de regreso a casa, siempre puedes acceder a escuchar un poco de buena música (acércate a las óperas o a los clásicos), o leer algún libro. Esto no sólo despejará tu mente, sino que también te inspirará. Dedicar tiempo a tus hobbies es tan sano como necesario.

 

 

Cuando estés en casa, desconéctate.

Pon una regla, que aplique incluso a ti, que diga que después de cierta hora, cuando estás en casa, eres totalmente ilocalizable (a menos de que sea una emergencia). Algunas veces estar en modo onlinepermanente supone un desgaste mental que no habías notado. Las personas creen que por tener WhatsApp o Facebook a la mano, estás disponible las 24 horas del día, y esto no es así. Goza del descanso y la paz en casa, quizá bebiendo un vaso con agua, dándote un baño, y simplemente relajándote con tu pareja, en familia o en tranquila soledad.

Puedes convertir cualquiera de estos tips en un hábito, para que poco a poco te adaptes a un nuevo plan de vida saludable.

Todo está en tus manos. Tú decides cuándo es momento de hacer una pausa y cambiar para bien tuyo y de los que te rodean.